¿Busca consejos sobre cómo manejar la psoriasis durante el embarazo? Bueno, permíteme primero felicitarla por el embarazo … y simpatizar con el desafío que conlleva ser una mujer embarazada con psoriasis.

De por sí solo el embarazo ya trae (acidez estomacal, náusea, dermatitis en el embarazo…) y lo último que necesitas es un brote de psoriasis.

Sin mencionar que estar embarazada significa que eres más reacia que nunca a usar cualquier cosa que pueda dañar a tu bebé, desde champús medicados para la psoriasis hasta cremas con esteroides, sin importar cuánto anheles el alivio instantáneo que brindan.

psoriasis embarazo

Pero no te preocupes ya que hay varias formas de tratar la psoriasis durante el embarazo. ¡Aquí van algunos consejos seguros y efectivos para hacer para tí!

Meditar y relajarse

Como el estrés es uno de los factores desencadenantes de la psoriasis, hacer lo posible para reducir los niveles de estrés a diario ayudará a reducir los brotes de psoriasis.

Sin mencionar que también es genial para tu bebé.

Puedes utilizar alguna aplicación en tu movil para relajarte, hacer yoga para embarazadas……Te recomiendo una que se llama HeadSpace, aunque hay muchas aplicaciones buenas y gratuitas de meditación.

Tomar un poco de sol

Además de que es Gratis es una fuente natural de vitamina D, la luz del sol es uno de los mejores remedios naturales para la psoriasis.

Aumenta los linfocitos, también conocidos como glóbulos blancos, que ayudan a defender el cuerpo de las infecciones. Mata las bacterias malas.

E incluso puede aumentar los niveles de un antidepresivo natural en el cerebro. Todas son buenas noticias para quienes padecen psoriasis.

Que sea Natural

Usa productos totalmente naturales siempre que puedas, especialmente cuando se trata de sus productos de belleza y cuidado personal utilizados a diario.

Te aconsejo que vayas probando poco a poco con seguridad para ir reemplanzando al menos lociones, jabones y champús.

Como regla general, reemplace las cosas que toquen tus zonas afectadas de psoriasis, en primer lugar, como los productos que usa a diario.

Hidratarse

La importancia de mantener tu piel flexible e hidratada no puede enfatizarse lo suficiente tanto para las personas con psoriasis como para las mujeres embarazadas.

Y aunque las lociones y cremas de las farmacias son excelentes, somos grandes admiradores del uso de aceites naturales para la psoriasis , así como de mantequillas nutritivas como el karité, el mango y la manteca de cacao.

¿Otra crema hidratante súper cool? ¿conoces el sebo?. El sebo se produce a partir de la grasa rica en nutrientes que rodea los órganos internos de la vaca: asqueroso, sí, pero eso también lo convierte en uno de los humectantes más nutritivos de la naturaleza.

Su piel comerá estas cosas de inmediato, lo cual es bueno, ya que está repleto de ácidos grasos omega-3 y omega-6, ácido linoleico , grasas mono-saturadas, vitamina E y antioxidantes, todo lo cual ayuda a reparar y curar la piel.

Y como grasa animal, el sebo viene con el beneficio adicional de ser muy compatible con la estructura molecular de nuestra piel. De hecho, su composición es similar al sebo natural de nuestra piel.

Ah, y aunque el sebo se vuelve un poco grasiento, absorbe bastante rápido, dejándolo con una ligera sensación de hidratación profunda que evita el secado, la descamación y la picazón. Tampoco obstruirá los poros y es más útil que perjudicial para los brotes.

El único inconveniente es que olerá un poco … a carne. Mezcle algunos aceites esenciales si el olor realmente le molesta, pero al despertar con una piel ligeramente hidratada y brillante probablemente compensará el ese olor.

Sustituir sabiamente

Tanto la psoriasis como el embarazo significan a menudo pasar sin las cosas que normalmente tienes. Pero en lugar de mirarlo desde un aspecto de privación, prefiero pensar en lo que puedo tener en lugar de lo que no puedo tener.

Por ejemplo, la única cosa que desesperadamente no quería renunciar con la psoriasis era el café. Era adicta a mi taza diaria por lo menos desde hacia una década y la idea de separarme de algo que olía tan bien, sabía tan bien y, era impensable.

Entonces, en lugar de concentrarme en el delicioso café que estaba renunciando, me dediqué a comprar y disfrutar el proceso de saborear los tés que olían más deliciosos durante mi embarazo.

Me hizo sentir muy bien que estaba haciendo algo saludable para mi bebé y me gusta pensar que también ayudó a la psoriasis.

Si quieres aprender y conocer cuales son los mejores tés cuando se tiene psoriasis haz click AQUI